Decisiones que marcan la diferencia. Anécdota en #Twitter

Anécdota Twitter

Hace unos pocos días ocurrió una anécdota muy simpática que se desarrolló en Twitter y en la que hubo tres protagonistas involucrados.

Primero los presento y luego cuento lo sucedido.

Por un lado Ashlee Sánchez, una chica norteamericana. En segundo lugar, Justin James “J.J” Watt, una estrella del fútbol americano que juega en el equipo de los Houston Texans. Y por último, el jefe de Ashlee.

Poniéndonos en antecedentes, resulta que Ashlee había comprado unas entradas para asistir a un evento benéfico y cuya recaudación se iba a destinar en favor de los niños. Evento que organizaba la estrella de los Texans, J.J Watt.

Casualmente, la misma semana en la que se organizaba el evento (Viernes 1 de mayo, por cierto) Ashlee empezaba a trabajar por primera vez en una oficina. Una sensación un tanto agridulce puesto que su nuevo empleo le impedía acudir a la cita benéfica que tanto tiempo llevaba esperando.

Conque a Ashlee se le ocurrió escribir un tweet dirigido a la estrella de fútbol en la que le decía:

Ójala que @JJWatt pudiera escribirme una carta para eximirme del trabajo el viernes, porque ya tengo las entradas para el partido y no puedo perdérmelo!!

En posteriores entrevistas, Ashlee declaró que nunca llegó a imaginar que su jugador favorito de los Texans se fijara en el tweet y le respondiera. Pero eso fue precisamente lo que sucedió.

JJ watt escribió la nota solicitada por Ashlee y se la envió de vuelta. Decía:

Al jefe de Ashlee: Ashlee ha pedido que le escriba una carta para eximirla el viernes (del trabajo) para que ella pueda asistir a mi partido de softball benéfico. La cuestión es que yo no tengo autoridad para excusarla, solo usted puede hacerlo. Me gustaría decir que Ashlee compró entradas (ya agotadas) para este evento y que está dispuesta a conducir durante 5 horas para venir a apoyarnos y ayudar a recaudar dinero, lo que a su vez va a cambiar la vida de muchos niños. Por eso, si la eximiera estaría genial. Gracias por su tiempo. JJ. Watt.

Tweet a JJ Watt y su respuesta

Después de esta carta, supongo que al jefe de Ashlee no le quedaban muchas opciones para negarse.

Por un momento ponte en su piel. Imagina que el primer día de trabajo de un nuevo empleado, éste te presenta una carta manuscrita de Rafa Nadal o de Pau Gasol que va dirigida a ti (por poner dos ejemplos más cercanos). Y en esa carta, el archiconocido deportista te pide que liberes a ese mismo colaborador de ir a trabajar dos días después para poder acudir a un evento que ya tenía comprometido de antemano.

Respuesta a tuit

Esta fue la respuesta del jefe de Ashlee: Permiso concedido.

Permiso concedido

¿Qué transmite esta carta? ¿Qué dice sobre la persona que la escribe?

Por un lado, intuyo a una persona emocionalmente inteligente que sabe qué es lo que motiva a la gente con la que trabaja. Percibo a un profesional capaz de mostrar empatía ante la preocupación de un empleado. Una persona capaz de poner temporalmente a un lado los objetivos de la empresa con el fin de respetar la humanidad de las personas que trabajan para él.

Puedo imaginar a Ashlee feliz y agradecida por el apoyo de su jefe esmerándose por ofrecer un trabajo de calidad y deseando ser productiva cuanto antes para rendir al máximo.

Esta historia me ha hecho recordar la importancia de que las empresas tengan en sus filas a empleados felices. Cierto es que la felicidad no está sujeta a una sola variable, pero sí merece la pena contribuir a ese bienestar. Fíjate todo lo que se consigue trabajando con un buen estado de ánimo y actitud positiva.

Un Buen Estado de Ánimo…

  • Fomenta la creatividad.
  • Pensamos de forma más clara.
  • Las ideas fluyen más rápidas.
  • Los problemas se ven más pequeños y más fáciles de solucionar.
  • Hay menos quejas.
  • Y más camaradería y cooperación.
  • Aumenta la eficiencia.
  • Y la sensación de seguridad en sí mismo.
  • Ayuda a ser más espontáneo.
  • Anima a hacer sugerencias constructivas.
  • Tiene un efecto directo en la salud física y mental, lo que se traduce en un menor absentismo y estrés laboral.
  • Estimula la motivación interior. Motivación por aprender cosas nuevas, que se aprenden más rápidamente y a las que uno se adapta mejor.

La felicidad de una persona puede venir de la mano de las cosas más insospechadas (como acudir a un partido benéfico, por ejemplo). Ashlee nunca le hubiera dicho a su jefe que iba a perderse el evento de no ser por la generosa y oportuna nota de J.J. Watt.

Merece la pena prestar atención a las necesidades y deseos de los colaboradores. Si está en tu mano contribuir a ese bienestar y es un Ganar-Ganar que contenta y beneficia a todas las partes… ¿Por qué no tomar decisiones que marcan la diferencia?

Si te ha gustado el artículo, compártelo en tus redes sociales favoritas. ¡Gracias!

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *