Tú y tus emociones: ¿quién controla a quién? Infografía de las 4 posiciones en la vida.

Si tuviera que escoger una característica que represente al profesional ideal, esa palabra sería ACTITUD.

La elegiría incluso por encima de otras como Talento, Inteligencia, Conocimiento, Experiencia… ¿Y sabes por qué? Porque cualquiera de ellas carece de valor sin una actitud positiva al lado.

Harvey Mackay tiene una cita que resume en pocas palabras el tema de hoy.
La decisión de escoger la posición en la vida

De vez en cuando viene bien recordar que la actitud lo es todo. Y en estos días en los que hacemos nuevos propósitos para el Nuevo Año, ser emocionalmente fuertes podría ser uno de esos objetivos.

Se cuenta una historia de Buda relacionada con la inteligencia emocional y con la importancia de conocer, manejar y sobre todo controlar nuestras propias emociones que dice así:

En cierta ocasión, cuando Buda estaba enseñando a un grupo de personas se encontró con el arrebato de ira de un espectador que por alguna razón estaba muy enojado.

Buda escuchó pacientemente mientras el desconocido se desahogaba de forma vehemente. Cuando el extraño terminó de hablar, Buda hizo una pregunta al grupo: “Si alguien le da un regalo a otra persona y ésta a su vez decide rechazarlo, ¿quién es el propietario del regalo, el que lo da o la persona que se niega a aceptarlo?

“El que lo da” dijo el grupo después de pensarlo un poco. “Cualquier tonto puede verlo” añadió el extraño.

“Así es” dijo Buda. “Y siempre que una persona intenta abusar de ti o descargar su ira contra ti, tú puedes escoger entre rechazar o aceptar esa injusticia, hacerla tuya o no. Según tu respuesta al abuso de los demás, puedes elegir quién posee y se queda con los malos sentimientos.”

Las 4 posiciones ante la vida.

Franklyn Ernst dibujó cuatro posiciones en relación con nuestro Yo y los demás y el resultado fue un diagrama combinando cuatro estados: «Yo estoy bien», «Yo estoy mal», «Tú estás bien» y «Tú estás mal».

Pongamos antes un ejemplo que ayude a visualizar cada una de estas posiciones.

Imagina que en una reunión de trabajo haces una propuesta al resto del equipo con la intención de solucionar un problema. Después de debatirla, la idea no es secundada y se pasa al siguiente punto del orden del día.

Sentir un poco de frustración sería algo normal, pero ¿cuál es la sensación que predomina en ti?

1ª Crees que los demás están totalmente equivocados y que sólo tú eres capaz de ver la realidad.

Te sientes culpable por no haber estado más acertado y no haber sabido comunicar mejor los beneficios de tu propuesta.

3ª Piensas que no vale la pena intervenir y que en el futuro no vas a molestarte en presentar nuevas iniciativas.

4ª Los argumentos que los demás han utilizado te han convencido y crees que traerán mayores beneficios al grupo.

Cuatro posturas bien distintas.

Según el momento, la situación y las personas con las que interactuamos vamos adoptando una u otra posición. Sin embargo, suele haber una de ellas que en general predomina sobre las demás.

¿Quieres saber si te mueves en el cuadrante más saludable?

Diagrama de las 4 posiciones en la vida

Cuando adoptas la posición «Yo estoy bien, tú estás mal» te sientes muy seguro de ti mismo. Tan seguro que te consideras superior a los demás y el único cualificado para hacer las cosas. Si sale algo mal, la culpa no es tuya sino de los demás que no están a la altura.

Los que se mueven en este cuadrante creen que su forma de trabajar es la única correcta y en su forma de relacionarse hay algo de arrogancia y desdén a las limitaciones de los demás.

La segunda combinación «Yo estoy mal, tú estás bien» es una postura muy pesimista y victimista. Cuando se está en modo −Yo soy el único culpable se acapara la responsabilidad de todo lo malo que ocurre, incluso de lo que dicen o hacen otras personas.

Un ejemplo sería esta forma de pensar: “La culpa es mía. Tenía que haberle recordado que hoy era el día de la reunión” (si alguien faltó a la misma) o “No debí darle tanta información, le aburrí y por eso no hizo un buen informe”. Tienen tendencia a infravalorar sus propias capacidades y no se consideran tan buenos profesionales como creen que son sus compañeros.

En tercer lugar tenemos la posición «Yo estoy mal, tú estás mal» en la que la visión es negativa tanto de si mismo como de los demás. Cuando llegan los problemas y la situación se complica se tiende a adoptar la postura de “no hay solución”. Se aferran a que no hay esperanza y lo dan todo por perdido.

Puedes llegar a pensar que este cuadrante no va contigo pero si tienes en tu equipo a alguien con el que ya has tirado la toalla, le consideras un caso perdido y no ves a corto/medio plazo ninguna posibilidad de mejora, ahí tienes un ejemplo de que es un comportamiento más habitual de lo que parece.

La cuarta y última posición «Yo estoy bien, tú estás bien» es la más efectiva. La adoptas cuando te valoras bien. Cuando te tienes en buen concepto y eres consciente de tus posibilidades y de lo que otros pueden aportar. No tienes por qué estar siempre de acuerdo con lo que proponen otras personas. Lo esencial es que la relación esté basada en el respeto mutuo y en la igualdad.

Cada uno de nosotros tenemos una posición favorita cuando hacemos frente a las dificultades. Por eso, reconocer cómo funcionan los 4 cuadrantes puede ser de ayuda para entender algunas conductas (nuestras y de los demás) y tratar de corregirlas si es que lo necesitan.

Lo ideal es hacer como Buda. Procurar no depender de las emociones de los demás y empezar a controlar nuestra propia actitud. ¿Alguien dijo que fuera fácil?

Si te ha gustado este artículo, puedes compartirlo en tus redes sociales. ¡Gracias!

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *