Cuando emitir juicios negativos está bien visto. El concepto de los “6 sombreros para pensar”.

El método de los seis sombreros para pensar es una herramienta para la toma de decisiones.

Si alguien te dijera: «Quítate el sombrero negro y ponte de una vez el amarillo».

¿Sabrías interpretar el mensaje o te llevarías de manera instintiva la mano a la cabeza mientras te preguntas a qué sombrero se refiere?

Si desconoces el concepto de los 6 sombreros para pensar, te invito a continuar leyendo. Se trata de una herramienta muy útil para mandos intermedios que desarrolló Edward de Bono hace casi 30 años y que se aplica en la toma de decisiones y la resolución de problemas.

Con este modelo, E. de Bono vino a poner orden en la forma de exponer los argumentos en las reuniones. Porque si en ocasiones éstas resultan ser un batiburrillo de ideas donde cada persona defiende su punto de vista a la vez que ataca las opiniones de los demás y todo ello al tiempo que ojea la información que se presenta… con la fórmula de los seis sombreros para pensar, la comunicación mejora notablemente y las discusiones disminuyen.

Hay seis sombreros (metafóricos). Cada uno con una forma de pensar y un rol distinto. Cada sombrero tiene un color (blanco, rojo, amarillo, negro, verde y azul) y según te pongas o cambies de sombrero, tienes que interpretar un papel adoptando el rol y el estilo que define a ese sombrero en particular. Vamos a ver cómo es cada uno.

Sombrero blanco 1. SOMBRERO BLANCO.

La información objetiva. La imparcialidad de hechos y cifras.

Representa la pureza de los datos, la verdad en la información. Lo primero que hay que preguntarse cuando nos colocamos el sombrero blanco es si disponemos de toda la información para tomar una decisión o si por el contrario necesitamos más, cuál no aparece y nos gustaría tener, cuál es relevante, etc.

Es un rol objetivo e imparcial que no opina ni sopesa los pros y los contras. Sólo le interesa conocer los hechos tal y como realmente son.

Sombrero verde2. SOMBRERO VERDE.

La generación de ideas, la creatividad.

Rol asociado con el pensamiento creativo y las nuevas ideas. Y da igual que éstas puedan parecer un poco locas o temerarias, porque este sombrero de pensar no juzga, simplemente explora y deja volar la imaginación.

Sombrero negro3. SOMBRERO NEGRO.

El razonamiento negativo.

El sombrero de pensar negro hace ver al resto las dificultades, los riesgos y los peligros de las propuestas que se hicieron con el sombrero verde. Alerta de lo que puede salir mal y señala las nuevas complicaciones que podrían surgir. Cuando te lo colocas tienes que hacer un esfuerzo de negatividad (desde la lógica) y decir aquello que no siempre gusta oir.

Sombrero amarillo4. SOMBRERO AMARILLO.

Lo positivo y constructivo.

El sombrero de pensar amarillo destaca los aspectos positivos, las ventajas, los beneficios y la viabilidad del proyecto que se está valorando. Es optimista, pero es un optimismo que no se queda en el simple ímpetu positivo, sino que provoca para que surjan propuestas y planes de acción.

Sombrero rojo5. SOMBRERO ROJO.

Las emociones, el sentimiento.

Es un sombrero que se usa poco porque su discurso no está basado en la lógica ni en los hechos, sino en el pálpito que uno tiene. Es el instinto, la intuición. No tiene que justificar nada, sólo expresa emociones, corazonadas.

Es interesante para el líder que quiera tantear los sentimientos del grupo con respecto a una decisión.

Sombrero azul6. SOMBRERO AZUL.

El control, la organización.

Es el estilo del gerente, el que garantiza el equilibrio entre el resto de sombreros. Con este rol se organizan y controlan los temas a tratar, se fija el tiempo, se deciden los siguientes pasos a dar y se sacan las conclusiones finales. En definitiva, es el rol que mantiene la disciplina cuando se usan los sombreros.

Reglas del juego:

Cuando se decide jugar, la primera duda que surge es cuánto tiempo hay que dedicar a cada sombrero. Los expertos aconsejan unos 5 min para cada uno, aunque puede variar según el número de participantes.

A pesar de ello, es preferible no limitar el tiempo al sombrero blanco cuando hay demasiada información que tratar y dejar hablar a los sombreros negro y amarillo hasta que no tengan nada nuevo que añadir.

Sin embargo, sí es aconsejable restringir el tiempo al sombrero rojo, porque la gente se suele sentir en la obligación de querer justificar sus sentimientos y ese no es el propósito de este sombrero.

Además, es importante que una vez que te pones a jugar, todos los participantes usen a la vez el mismo sombrero (excepto el moderador que siempre utiliza el azul).

Secuencia de uso:

El ciclo más recomendado es comenzar utilizando el sombrero blanco para recoger información, seguida del sombrero verde para hacer acopio de alternativas. Le sigue el sombrero amarillo y luego el negro, porque siempre es más difícil ser optimista después de haber sido pesimista. A continuación, brevemente el sombrero rojo y por último el azul para elegir la alternativa más conveniente.

Seis sombreros para pensarUna de las ventajas que yo veo a este método es la sensación de libertad que te da. Me explico.

Una vez que te colocas un sombrero, puedes decir cosas que de otra manera te pensarías dos veces si decirlas o no. Actúas de alguna manera amparado por el sombrero que llevas, el disfraz te protege. Todo vale.

¿Que tienes una idea genial que puede resultar extravagante y algo loca? Con el sombrero verde puedes decirla sin temor a ser criticado. No hay ideas tontas, porque todas ellas son bienvenidas. Y más tarde, con el sombrero amarillo podrás defender su validez y todo lo  positivo que tiene.

¿Que no ves clara la solución que se está valorando aplicar a un problema? Con el sombrero negro puedes enumerar todas las desventajas sin miedo a que te tachen de negativo y escéptico.

Por tanto, ya conoces la respuesta a la pregunta del principio. Si alguien te dice que te quites el sombrero negro y te pongas el amarillo, tendrás que dejar de ver el vaso medio vacío para empezar a ver el vaso medio lleno.

Si te ha gustado la entrada, puedes compartirla en tus redes sociales. ¡Gracias!

Imagen título: Nancy White/Flickr
Imágenes sombreros: Jadi Kreatif/Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *