Teletrabajo versus Oficina

Últimamente se ha creado un debate en la red acerca del Teletrabajo con opiniones a favor y en contra de lo que supone trabajar desde casa.

En realidad el ruido ha surgido a raíz de una noticia que afecta a los teletrabajadores de Yahoo.

A partir del próximo mes de Junio todos los empleados de Yahoo que hasta ahora trabajan desde su propio domicilio tendrán de volver a la oficina. La Dirección ha justificado la medida argumentando que favorecerá la comunicación y la colaboración entre el personal.

Uno de los comentarios de la CEO de Yahoo (Marissa Mayer), expresa muy bien el por qué de su decisión: «Es muy importante que todos estemos presentes en nuestras oficinas. Algunas de las mejores decisiones e ideas provienen de las discusiones de pasillo y de cafetería, de conocer gente nueva y de reuniones improvisadas. La rapidez y calidad a menudo se sacrifica cuando se trabaja desde casa. Tenemos que ser un sólo Yahoo y eso comienza con estar físicamente juntos».

Si se trata de una buena medida o si provocará el abandono de muchos de sus tele-trabajadores lo sabremos con el tiempo.

Poniendo la mirada en España lo cierto es que no hay muchos datos actualizados sobre esta forma de trabajar. En Junio de 2012 se publicó el Libro blanco del teletrabajo en España realizado por la Fundación Másfamilia y otras empresas (monografía que recomiendo leer a todo aquel que quiera profundizar sobre el tema).

He recogido unos datos de este estudio que son muy interesantes:

  • A un 7% de los trabajadores españoles les gustaría que su empresa les ofreciera la opción del teletrabajo.
  • Un 26% de los españoles realiza algún tipo de trabajo desde casa, mientras en Europa la media es de un 35%.
  • Entre un 7-8% de los empleados en España teletrabajan un mínimo de un cuarto de la semana laboral.
  • El 16% de las empresas tienen empleados que realizan Teletrabajo (al menos media jornada semanal) conectándose a los sistemas TIC de su empresa mediante redes telemáticas externas.

Son cifras muy bajas que demuestran que el teletrabajo no es todavía una verdadera alternativa en España. Algo ha de cambiar en la cultura de las empresas para que se ofrezca sin recelo y desaparezcan los prejuicios a esta forma de trabajo.

Sus ventajas son de sobra conocidas: la socorrida conciliación, la comodidad, se evitan distracciones, el ahorro de costes para la empresa, la disminución de tiempos de desplazamiento, etc.

Pero no todo son virtudes. También se cuestiona por la creencia de que se diluye el vínculo con el equipo y con el resto de compañeros, además de las dudas que surgen sobre el nivel de compromiso e implicación del trabajador con la empresa.

Me explico.

Para empezar, depende de la actividad diaria que desarrolla cada trabajador. Si se trabaja en equipo (no me refiero a repartirse las tareas con los compañeros y decidir quién hace qué, sino de un verdadero codo con codo con el equipo) o si  se gestionan personas, se hace inviable trabajar desde casa con carácter permanente. Hay un montón de matices que uno se pierde si el único contacto es sólo a través del teléfono, Skype o del correo electrónico.

Los departamentos de ventas quizá sean una de las áreas que más recurran a esta práctica. El envío de informes, reportes, datos de clientes… después de un día de trabajo, bien puede hacerse desde casa sin la exigencia de pasarse por la oficina, excepto cuando haya que reunirse o surja una necesidad.

También hay que valorar las circunstancias personales del trabajador. Suele ser un recurso  muy socorrido para casos de enfermedad de un familiar o reciente paternidad.

Las cualidades del individuo también cuentan. ¿Se adapta la persona a esa forma de trabajo? ¿O sólo es apto para cierto tipo de personas? Conozco a más de uno que si le dijeran que en adelante tendría que trabajar desde casa, renunciaría a su puesto. Bueno, quizá esté exagerando porque la situación no está como para presentar dimisiones, pero al menos sí les darían un gran disgusto. Y no es porque no sean disciplinados, se organicen mal o no sepan trabajar por objetivos, sino porque necesitan el contacto con la gente, salir, entrar, saludar, furmarse un cigarrillo en compañía, echarse unas risas… El contacto humano es vital y no todo el mundo estaría dispuesto a renunciar a ello.

Lecturas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Pilar Torrijos Gijón

Finalidad del tratamiento de datos: controlar spam y gestión de comentarios.

Legitimación: Tu consentimiento.

Comunicación de datos: no se comunicará ningún dato a terceros excepto por obligación legal.

Derechos: acceso, rectificación, cancelación y oposición.

Contacto: contacto@elblogdelmandointermedio.com

Información adicional: para más información, consulta nuestra Política de privacidad.