¿Cómo se mide el rendimiento de un trabajador?

Evaluación del trabajador

Para aquellos mandos intermedios que no acostumbran a dar feedback con regularidad, la «Evaluación del Desempeño» es una buena oportunidad para dialogar con los miembros de su equipo, escucharles, hacerles saber qué se espera de ellos y en qué pueden mejorar.  

El objetivo de estas evaluaciones no es otro que determinar la eficacia con que una persona ha llevado a cabo sus funciones en un periodo de tiempo. La mayoría de las empresas suelen realizarlas anualmente, aunque cada vez es más frecuente revisarlas cada 6 meses.

Para que la evaluación sea efectiva, el nivel de rendimiento ha de medirse de manera totalmente objetiva, argumentando, documentándolo si es posible y evitando hacer juicios de valor.

Hay muchas formas de evaluar el desempeño de un trabajador. Una de las más utilizadas es la que puntúa cada item en una escala del 1 al 5, siendo de menor a mayor:

  1. Insatisfactorio
  2. Por debajo de la media
  3. En la media
  4. Superior a la media
  5. Sobresaliente
MÉTRICAS

Los item por los que se valora al trabajador se suelen diferenciar en dos grandes grupos: según el «saber» o el «querer» hacer una determinada tarea. O dicho de otra manera, por un lado se evalúa la aptitud o la capacidad del trabajador para realizar unas funciones concretas, y por otro lado la actitud o la motivación para llevarlas a cabo.

Estas son algunas métricas a tener en cuenta en las evaluaciones del desempeño:

» Capacidad técnica.

–  Conocimiento de la compañía /departamento /equipo
–  Conocimiento del producto/ servicio
–  Alineamiento con la estrategia del departamento
–  Orientación a resultados
–  Gestión del tiempo y planificación
–  Coherencia en la organización
–  Cumplimiento de plazos de entrega
–  Cumplimiento de resultados en la tarea
–  Capacidad de análisis
–  Resolución de problemas
–  Dirección de reuniones
–  Capacidad de motivar
–  Capacidad de asumir responsabilidades
–  Conocimiento de los procesos y procedimiento
–  Nivel de oratoria
–  Transmisión de mensajes
–  Habilidades como formador

 » Disponibilidad psicológica.

–  Adaptación al cambio
–  Actitud en los conflictos
–  Dedicación/ entrega/ constancia
–  Escucha activa
–  Capacidad de automotivación
–  Actitud hacia su Responsable
–  Actitud hacia la tarea formativa
–  Actitud hacia la tarea directiva
–  Actitud hacia la tarea administrativa
–  Actitud ante el trabajo bajo presión
–  Conducta en las reuniones
–  Voluntad para asumir responsabilidades
–  Forma equipo con sus iguales
–  Ajuste a los procesos y procedimientos
–  Iniciativa
–  Enfoque positivo
–  ¿Forma para poder delegar?

Y para terminar, dejo esta cita de Herber Simon:

Poca observación y mucho razonamiento puede inducir a error; muchas observaciones y un poco de razonamiento a la verdad.

Si te ha gustado el artículo, puedes compartirlo en tus redes sociales. ¡Gracias!

Artículos relacionados:

Reflexiones sobre la evaluación del desempeño.

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *