Outsourcing, uno de los anglicismos más utilizados.

Outsourcing

El Outsourcing es uno de los modelos de gestión empresarial que todo mando intermedio debería conocer.

Si éste término y otros como Externalización, Subcontratación, Task force, colaborador o contrato de arrendamiento de servicios te producen confusión, te propongo terminar de una vez por todas con esas dudas.

Si recurres a la Wikipedia, te dirá que Outsourcing es “el proceso económico en el cual una empresa mueve o destina los recursos orientados a cumplir ciertas tareas hacia una empresa externa por medio de un contrato“.

Dicho en otras palabras, hacer Outsourcing significa movilizar recursos humanos hacia una empresa externa a través de un contrato, de manera que la compañía subcontratada (o Task Force) desarrollará la actividad externalizada en nombre de la primera. 

Sin embargo, aunque el outsourcing tiene mucho de subcontratación no sólo es eso, sino más bien establecer alianzas con empresas colaboradoras para hacer más eficiente la empresa.

Hoy en día, la externalización está presente en un gran número de actividades y sectores. El sector de las telecomunicaciones seguramente sea uno de los que ha hecho un mayor uso de este modelo de gestión y el que más conozco por mi experiencia.

Para que se entienda mejor pondré un ejemplo:

El del Operador X que ofrece servicios de acceso a internet por fibra óptica y que a su vez subcontrata a otra empresa para que realice la instalación en casa del cliente. La empresa principal X despliega su infraestructura de red y vende el servicio, mientras que la otra compañía se ocupa de acudir hasta el domicilio del usuario para instalar el servicio de internet. ¿Existe para el usuario alguna diferencia? Ninguna. Motivo por el cual es tan importante determinar y controlar los niveles de calidad en la prestación del servicio, ya que está en juego la reputación de la empresa principal.

» Límites de la Externalización.

La externalización también tiene sus limitaciones. Limitaciones que deben cumplirse escrupulosamente para que no sea considerada cesión ilegal de mano de obra, el “coco” de toda empresa que decide externalizar. Estas son las más importantes:

1º Se externaliza una actividad auxiliar, nunca la principal.

La norma básica y más importante es no dar en outsourcing ninguna de las funciones o áreas que son fundamentales en una empresa. Por ejemplo, si tienes un taller y te dedicas a la encuadernación artesanal, nunca podrías externalizar la realización de tapas o el montaje de los libros.

2º La empresa subcontratada debe asumir riesgos empresariales con la actividad que desarrolla para la empresa cliente.

3º La dirección, el control y la gestión de la actividad debe estar en manos de la empresa de servicios, nunca de la empresa cliente.

Quizá sea este punto el que más cueste cumplir a la empresa cliente. Sin embargo, para estar dentro de la legalidad, es imprescindible que ésta ceda al proveedor el control de la prestación del servicio y no órdenes directas a los colaboradores (personal contratado por la empresa de servicios para realizar dicha actividad).

4º Autonomía en la gestión.

¿No se supone que la empresa de outsourcing es especialista en desarrollar la actividad que se externaliza? Entonces, es fundamental otorgarle cierto nivel de autonomía en el despliegue de su Know how. Pero cuidado, esto no implica perder el control sobre el área externalizada.

5º El desarrollo del servicio debe realizarse fuera de las instalaciones del cliente.

Si esto no es posible y tiene que llevarse a cabo en las mismas instalaciones de la empresa principal, entonces ha de estar claramente separado de su personal. El primer caso se suele denominar Off- Site (cuando el servicio se presta en las instalaciones de la empresa de outsourcing), mientras que el segundo caso o in-house, es el outsourcing que se produce en las instalaciones de la empresa cliente.

Espero que esta información te haya servido de ayuda para aclarar algunos conceptos. Y si necesitas ampliar la información, consulta el siguiente enlace: Leyendas urbanas del Outsourcing.

Un comentario

  • Lo primero que debe realizar una empresa antes de contratar una empresa de Outsourcing o externalización de servicios es preguntarse ¿POR QUÉ EXTERNALIZAR UN SERVICIO? y tener bien claro ¿CUÁLES SON LAS TAREAS QUE SE DESEAN EXTERNALIZAR?.

    “Antes de implementar y ejecutar el BPO en la compañía, se deben establecer unos objetivos y unos indicadores de resultados o KPIs. Estos ayudarán en todo momento si está bien diseñada la externalización de servicios y si realmente funciona. Los objetivos o KPIs deben fijarse teniendo en cuenta los principales beneficios que aporta el BPO, que son: Aumento de ingresos, reducción de costes, mejora de la productividad, flexibilidad y mejora de la calidad. Estas ventajas, están avaladas por casos de éxitos empresariales, y voces expertas señalan un ahorro de costes entre el 20 y el 50%, y un ROI estimado de 400%.”
    Fuente: http://www.globalgestion.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *